Bigotes

Esa noche volvimos temprano del restaurante donde festejabamos el cumpleaños de Clement, y nadie queria ir a dormir. En esa epoca en el village, solo hacia falta que uno tuviera una idea, para que el resto lo siguiera, y esa noche fueron… bigotes para todos!