Roxana y Matías

Una vez, un enero en Río Colorado se casaron dos chicos, y tuve la suerte de estar ahí. Hacía mucho calor, fuimos en auto y como nunca había pasado de la estación de servicio de la entrada, todo era nuevo para mi. Llegamos al registro civil, y participamos de una ceremonia muy íntima, con un monton de gente que los quería, como debería ser siempre. Pasaron las palabras de la jueza, el beso, el arroz, y estuvimos a punto de emprender la retirada. Por suerte nos invitaron a la quinta donde iban a almorzar, y pudimos no solo hacer un monton de fotos lindas, sino que de yapa comi uno de los mejores sanguchitos de jamon crudo que probe en mi vida. El resto, una linda historia que las fotos van a contar mejor que yo. :)

intro

ShootMe_7333

ShootMe_7257

ShootMe_7261

ShootMe_7349

ShootMe_7351

ShootMe_7356

ShootMe_7378

ShootMe_7404

ShootMe_7463

ShootMe_7414

ShootMe_7426

ShootMe_7408

ShootMe_7436

ShootMe_7442

ShootMe_7440

ShootMe_3054

ShootMe_3050

ShootMe_3094

ShootMe_3123

ShootMe_3114

ShootMe_3130

ShootMe_3148

ShootMe_3140

ShootMe_3175

ShootMe_3202

ShootMe_7480

ShootMe_7485

ShootMe_7513

ShootMe_3321

ShootMe_7538

ShootMe_7558

ShootMe_3364

ShootMe_3341

ShootMe_1845

ShootMe_7798

ShootMe_3972

ShootMe_7930

ShootMe_7768

ShootMe_3857

ShootMe_3771

ShootMe_3703

ShootMe_3592

ShootMe_2170

ShootMe_2107

ShootMe_7951

ShootMe_3968

ShootMe_7610